Parte 1.

Hola a todos, ahora si nos vamos a poder conectar de una forma más personal. Siempre he pensado que mis palabras y sentimientos, al salir del corazón, son una muestra de libertad que se agranda cuando me siento a escribir y sobre todo cuando escribo sobre mi.

Así empiezo este blog en el que intentaré ser lo más honesta posible, enfrentándome a los miedos y dejando salir mi verdadero yo.

Para hablar sobre quien soy ahora debo hacer especial énfasis en una etapa que me marcó muchísimo, se trata del rompimiento con una persona a la que amé con todo mi ser. Después de dejar de vernos no le encontraba sentido a la vida, sufría mucho, lloraba todos los días y de verdad no sabía para donde tenía que correr, jaja (¿les ha pasado?). Obviamente le echaba de menos, pero más aún, le echaba la culpa de todo. Con el tiempo comprendí que los errores no eran solo suyos, que yo tenía mi cuota de responsabilidad y que hubo tanto amor que se nos fue de las manos provocando una terrible explosión.

De ese sufrimiento, llegó el aprendizaje y un buen día, sentada en el living de mi casa junto a mi amiga Luciana, entendí que la mejor manera de superar mi situación era vivirla lo más intensamente posible y volcar todos esos sentimientos hacia una pasión que he tenido desde siempre… el arte.

Fue así como empezaron a surgir canciones y videos gracias los cuales pude ampliar mi visión, conocer gente increíble, valorar más a los amigos de siempre y sobre todo entender que la verdadera felicidad no estaba sujeta a otra persona y que perseguir mi sueño era la manera de poder vivirlo.

Hoy, luego de que las nubes de la tristeza ya se disiparon por completo, aquellas viejas angustias se transformaron en confianza y el detenimiento absoluto en el que me encontraba se convirtió en movimiento puro.

Siento que he despertado y estoy decidida a mostrar mi locura sin ponerme límites, ni permitir que nadie me los ponga.

Crecer es despertar y ver un cielo estrellado dentro de ti, eso es lo que me ha sucedido y no estoy dispuesta a cerrar los ojos más nunca.

Tags: